Please use these images in the context of inclusion projects
Please use these images in the context of inclusion projects

Avances y desafíos en materia de inclusión

 

Si bien desde que comenzó a regir la Ley de Inclusión Laboral en Chile, en abril de 2018, se han registrado avances significativos en cuanto a la integración de personas en situación de discapacidad (PeSD), sumado a todo lo que conlleva obtener un empleo; aún se presentan grandes desafíos para aquellas compañías que no solo buscan cumplir con la Ley, sino que también  implementar las bases de una cultura socialmente inclusiva y diversa.

Sabemos que no ha sido una tarea fácil, más aún considerando que la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19, generó una caída en el cumplimiento de la Ley en el 2020. De acuerdo a cifras de Randstad, tuvo una mejora del 29% en 2021 alcanzando un 76% de empresas que mencionaron estar en cumplimiento. El presente estudio sólo reflejó una mejora de un 1% en 2022, mientras un 12% de las firmas indica no haber llegado vs un 15% en 2021.

Las empresas en cumplimiento declaran que la forma más utilizada es la contratación directa de PeSD con 86% de las menciones, seguido de las donaciones, solo con 15% de las respuestas, reflejo de que se está buscando el espíritu real de la normativa y no el uso de las medidas alternativas. Las empresas que mencionan no cumplir con la legislación, en el 85% de los casos refieren a que se debe por la dificultad de encontrar a los perfiles requeridos. 

Impulsando la cultura de la diversidad e inclusión

Escenario auspiciador es que el 75% de las empresas con menos de 100 trabajadores, si tienen contratado al 1% de sus colaboradores a PeSD. Más allá del cumplimiento de la normativa, pese a todas las dificultades y cambios del mercado laboral en los últimos 2  años, hoy un 60% de las empresas encuestadas declara contar con una Política Integral de Diversidad e Inclusión, vs 53% del 2021. Lo anterior ya que el mundo corporativo ha entendido que la diversidad es hoy un “básico” y elemento vital para la gestión corporativa, impactando incluso los objetivos comerciales, y ya no una “ventaja competitiva”, ya que bien implementado genera métricas y resultados tangibles, como una mayor retención, sentido de pertenencia, una mayor productividad y una mejor imagen de marca empleadora.

Respecto a la nueva Ley 21.275 que obliga a las empresas con más de 100 trabajadores a contratar a un Gestor de Inclusión dentro de sus Departamentos de RRHH, solo el 54% menciona estar en cumplimiento. 

Demandas de las nuevas generaciones hacia los empleadores

Según el Estudio Randstad Radiografía del Trabajador en Chile 2022, 54% de los trabajadores afirmó que no aceptaría un empleo en una empresa que no hiciera esfuerzos para mejorar la diversidad y equidad en el ambiente de trabajo. Esta cifra nos pone a la cabeza a nivel mundial respecto a la prioridad que los chilenos otorgan a estos temas.

Si bien estas políticas incluyen una serie de grupos, los más mencionados son la diversidad e igualdad de género, PeSD y diversidad étnica y cultural.

Hoy en día, la diversidad e inclusión sí importan. Las personas no solo están interesadas en ocupar un puesto de trabajo y asociarse a una empresa que les brinde satisfacción y crecimiento a largo plazo, sino que cada vez buscan más alinear sus expectativas de crecimiento profesional y personal con las de su organización y sus líderes.

 

Descargar Estudio

Haz click en el botón y descarga sin costo

Descarga aquí