Conoce todas las soluciones de Recursos Humanos que tenemos para tu empresa.

Saber más

De acuerdo a una investigación que realizamos en Randstad sobre la estrategia de employer branding, los dos motivadores fundamentales para un trabajador son la seguridad laboral y un paquete salarial competitivo.

Sin embargo, a los gerentes de contratación, el área de Recursos Humanos de las empresas y los dueños de pymes, les resulta cada vez más difícil ofrecer bonificaciones monetarias o un plan de incentivos que les asegure conservar a sus mejores talentos, a causa de la complicada situación económica actual.

Mejora las condiciones laborales de tu capital humano

A continuación, te presentamos 10 ideas de incentivos laborales no monetarios, para que motives y no pierdas a tus mejores talentos:  

1. Flexibilidad horaria: en lugar del típico 09:00 a 18:00, permite que elijan su propio horario de trabajo y establezcan un día de la semana en el que puedan trabajar desde donde deseen (bien sea modalidad remota, desde su casa, en un café, etc.). Esto con el fin de que optimicen mejor su tiempo y de aumentar su compromiso con la compañía. Algunas multinacionales como Netflix ofrecen a sus equipos de trabajo total libertad horaria y vacaciones ilimitadas. Desde que implantaron estas medidas, la organización incrementó su valor.

Aporta valor a su formación profesional:

Brinda diversas opciones de capacitación y herramientas de aprendizaje (como cursos acreditados, seminarios o talleres certificados por universidades e instituciones de renombre, en modalidad online o presencial), que contribuyan con el desarrollo de sus competencias profesionales. Recuerda que este tipo de incentivo también beneficia y tiene un impacto positivo en tu empresa, ya que tus trabajadores terminan aplicando el conocimiento que adquirieron en sus funciones. 

3. Reconoce sus méritos y dale importancia a sus logros:

Abre espacios en donde destaques las metas alcanzadas por aquellos empleados con un desempeño sobresaliente en sus tareas. Así, por ejemplo, hazles una mención especial durante las reuniones de equipo o escríbeles una nota felicitándolos por haber hecho un excelente trabajo. 

4. Prioriza su bienestar:

A modo de retribución, da un día de descanso (fuera de las vacaciones anuales) a tu personal tras finalizar con éxito una tarea o proyecto importante, que haya supuesto un esfuerzo extra en su desempeño laboral.

5. Fomenta la cultura corporativa e invítalos a participar en momentos de ocio:

Por ejemplo, incorpora días temáticos en tu empresa en los que cada miembro del personal comparta información sobre su cultura o sus creencias. Esto les permitirá crear vínculos favorables con sus colegas que, al final, mejorarán las dinámicas entre ellos. Así, en el Día Internacional de la Comida, cada trabajador podría presentar un plato tradicional de su país o región de origen, para compartirlo con sus compañeros, y responder preguntas al respecto, que les permita conocerse un poco más entre sí.

6. Otórgales beneficios según sus intereses personales:

Como por ejemplo, membresías en un gimnasio, entradas para obras de teatro o cine, gift cards con diversas opciones de consumo en sus tiendas favoritas, pases en spas de tratamiento, guardería para sus hijos, proveer diferentes opciones de alimentos saludables en la oficina, y mucho más. 

7. Promueve la sinergia entre los equipos:

Establece un intervalo de tiempo, fuera de las tareas regulares, para que tus trabajadores intercambien ideas y trabajen en proyectos diferentes a los estrictamente relacionados con la empresa.     

8. Premia sus éxitos:

Crea un evento mensual o trimestral de premiaciones, en el que se reconozcan los resultados del esfuerzo y el trabajo arduo de los empleados que sobresalen constante en su área de experticia.

9. Bríndales la oportunidad de tomar parte en actividades altruistas:

Ofrece alternativas de participación en trabajo voluntario, con la finalidad de sumar beneficios (tanto a nivel personal como profesional) que estimulen su propósito dentro de la compañía y los motiven a seguir en ella.

10. Crea un entorno laboral desafiante y dinámico:

Emplea el cambio de roles dentro de la empresa (por un día, una semana o mes), con el objetivo de que el personal aprenda a desenvolverse eficazmente en distintas áreas de la empresa y lleguen a comprender el negocio desde diferentes perspectivas.

Reconoce el valor de sus aportes

Ten en cuenta que el objetivo de los incentivos laborales no económicos es reconocer y mostrar agradecimiento al desempeño laboral de tus empleados. 

Aunque la bonificación monetaria se presenta frecuentemente como un gran motivador para el personal de una empresa, son las recompensas intangibles las que causan mayor impacto y aportan valor a su ética profesional. 

Independientemente de los beneficios que ofrezcas a tus colaboradores, crea un ambiente de trabajo en donde el esfuerzo y el compromiso sean reconocidos y recompensados constantemente. Esto es lo que te garantizará su permanencia en la empresa. 

 

¿Quieres conocer una solución a la medida de tu empresa?

Haz click en el botón y te contactaremos.

Contacto