En el escenario post COVID 19, los empleadores se ven enfrentados a decidir si mantienen el modelo de trabajo remoto implementado durante la pandemia, volver al trabajo presencial o buscar nuevos modelos de trabajo acordes a la realidad del trabajo actual.

Según nuestra investigación Randstad Workmonitor, el 78 % de la fuerza laboral mundial está lista para volver al lugar de trabajo, al menos a tiempo parcial. De hecho, uno de cada tres empleados cree que un modelo de trabajo híbrido es el modelo de trabajo ideal y casi uno de cada cuatro prefiere horarios flexibles.

 

¿Qué es un modelo de trabajo híbrido?

Un modelo de trabajo híbrido incorpora aspectos de los modelos de trabajo presencial y remoto. Puede funcionar de dos maneras diferentes. La opción más común es cuando los empleadores permiten que sus colaboradores trabajen algunos días desde casa y algunos días en la oficina. El segundo modelo de trabajo híbrido es donde algunos empleados pueden trabajar de forma remota, mientras que otros deben mantener un horario de trabajo en el sitio.

Algunos beneficios de este modelo son:

  • Mayor productividad: nuestra investigación muestra que el 34% de los empleadores notaron un aumento en la productividad.
  • Mayor satisfacción: investigaciones adicionales muestran que el 35 % de los trabajadores encuestados consideran que un modelo de trabajo híbrido es el modelo de trabajo ideal.
  • Más opciones de atraer talento: mayor flexibilidad en el trabajo atrae más talento a tu empresa.
  • Preparados para el futuro: aunque los efectos de la COVID-19 están comenzando a disminuir, el futuro sigue siendo incierto. Mantener un modelo de trabajo híbrido ayuda a estar preparados para futuras interrupciones en el lugar de trabajo.

Mejores prácticas:

Entiende las necesidades de tus trabajadores

Si bien las cosas están volviendo lentamente a la normalidad después de la pandemia, muchos de los factores estresantes adicionales en el trabajo y la vida personal permanecen. Con este entendimiento, crea un modelo que promueva un sano equilibrio entre el trabajo y la vida personal. 

Igualmente importante es programar controles frecuentes con tus colaboradores para monitorear el éxito del nuevo modelo de trabajo y ajustarlo según sea necesario.

Establece metas claras

Crea políticas claras que establezcan las responsabilidades de cada trabajador (horas de trabajo, obligaciones de comunicación, etc.) ya sea que trabajen desde casa o en la oficina. También debe estar establecido el cómo se medirá el rendimiento y a quién contactar en caso de problemas.

Invierte en herramientas de comunicación

La comunicación es uno de los mayores retos del modelo de trabajo híbrido. Asegúrate que tanto los trabajadores en presenciales como los remotos estén actualizados y alineados.

El avance de la tecnología en los últimos años ha implicado el desarrollo de una gran cantidad de herramientas de comunicación. Identifica los puntos débiles de comunicación de tu empresa y busca opciones de comunicación alternativas que puedan ayudar a superar estos obstáculos.

Reestructura tus instalaciones

Un nuevo modelo de trabajo implica una nueva forma de trabajar que, a su vez, puede requerir un nuevo entorno de trabajo. Los días de trabajo presencial deben centrarse en la creación de equipos, la colaboración, las reuniones, las sesiones de intercambio de ideas y la capacitación. Tener espacio disponible para este tipo de reuniones será extremadamente importante a medida que tu empresa haga la transición a un modelo híbrido.

La seguridad es una prioridad.

Proporciona herramientas de seguridad, como mascarillas y alcohol gel y promueve el distanciamiento físico para que tus empleados se sientan seguros en el lugar de trabajo.

Qué no hacer

Dejar todo en manos de tus colaboradores

Puede parecer ideal el dejar que cada empleado determine qué días quiere trabajar desde casa y qué días quiere ir al lugar de trabajo, pero este tipo de arreglo podría generar múltiples desafíos.

Primero, la mayoría elegirá trabajar los lunes y/o viernes desde casa. Entonces, si tu objetivo es tener menos trabajadores en el lugar de trabajo en un día determinado, esto podría ser un gran desafío. En segundo lugar, si los miembros del equipo tienen días libres alternativos, no será posible utilizar el lugar de trabajo para mejorar la innovación, la creatividad y el trabajo en equipo.

Un mejor modelo de trabajo híbrido es aquel en el que los líderes de equipo o incluso la empresa establecen los parámetros para el trabajo remoto. Puede ofrecer cierta flexibilidad con las horas, pero el modelo remoto funciona mejor si los horarios diarios se establecen a nivel de equipo, departamento o empresa.

Tomar decisiones apresuradas

Crear un modelo de trabajo híbrido lleva tiempo. Es muy probable que las políticas que establezcas al principio deban modificarse más adelante. De hecho, podría llevar varios años desarrollar un lugar de trabajo híbrido ideal para tu empresa. 

No te comprometas de forma permanente con el modelo de trabajo frente a tus trabajadores. En su lugar, comunícales que el desarrollo de un modelo híbrido es un trabajo a largo plazo y que la empresa evaluará su efectividad periódicamente e iniciará cambios si es necesario.

Permitir la sobre carga laboral

El agotamiento digital es real y puede afectar la productividad. Una investigación reciente realizada por Microsoft mostró que la cantidad de reuniones de equipo se duplicó de 2020 a 2021 y estas reuniones se triplicaron en duración, pasando de solo diez minutos en 2020 a un promedio de 35 a 45 minutos en 2021. También mostró un aumento en el número de mensajes de chat y correos electrónicos enviados diariamente.

Para que el trabajo remoto se convierta en una realidad efectiva, debes enfrentar este desafío. Algunas tácticas que puedes implementar son:

  • Enviar una agenda antes de las reuniones para garantizar que solo asistan las personas que deben estar allí.
  • Establecer marcos de tiempo para que tus colaboradores puedan trabajar sin interrupciones.
  • Establecer límites en la cantidad y el horario en que se envían correos electrónicos y mensajes.

Puntos clave:

  1. El 78% de la fuerza laboral global está lista para volver al lugar de trabajo, al menos a tiempo parcial.
  2. Más de uno de cada tres trabajadores prefiere un modelo de trabajo híbrido.
  3. Las herramientas de comunicación son clave para mantener conectados a los trabajadores remotos y presenciales.
  4. Los empleadores deben tomar la iniciativa al crear horarios de trabajo híbridos.
  5. Es imprescindible crear un nuevo entorno de trabajo que promueva la colaboración y la seguridad frente al COVID.
  6. Los empleadores pueden ayudar a evitar el agotamiento digital en el lugar de trabajo mediante el desarrollo de prácticas significativas en el lugar de trabajo que limiten los puntos de contacto digitales.

Para obtener más consejos sobre cómo desarrollar un modelo de trabajo híbrido eficaz que mejore la producción, la satisfacción laboral y las tasas de retención, descarga nuestra guía para mejorar la participación de los empleados en un entorno de trabajo híbrido.