Trabajar de forma remota se ha convertido en la nueva normalidad para muchos trabajadores en Chile, pero después de un año de home office muchas personas lo están viendo más como un desafío que como una ventaja, lo que está repercutiendo en la motivación laboral.

Cuando la pandemia de COVID-19 llegó a nuestro país a principios de 2020, la mayoría de las empresas tomó medidas proactivas y pidieron a sus colaboradores que desempeñaran sus funciones desde casa. Este cambio trajo beneficios, como mayor flexibilidad, reducción de los desplazamientos y menor riesgo de contraer COVID-19; sin embargo, hoy la salud mental, la falta de interacción cara a cara y el estrés de un encierro prolongado, están pasando la cuenta a nivel personal y profesional.

Lee las 7 tendencias de gestión de talento 2021.

Dicho esto, te entregamos 10 consejos para que pongas foco en el compromiso de los empleados y tomes medidas activas para impulsar su bienestar y motivación laboral.

1. Maneja las expectativas
Si tus empleados no están acostumbrados al trabajo remoto, una transición drástica puede ser abrumadora y causar estrés, además de afectar su motivación laboral. La estructura y el apoyo que encuentran en su lugar de trabajo no es fácil de replicar en casa, por lo que es fundamental brindar expectativas y pautas bien definidas. Se claro sobre sus prioridades y discute qué proyectos e iniciativas serán su foco durante la semana. Haz un esfuerzo por proporcionar a tus empleados una estructura para reducir los sentimientos de incertidumbre.

2. Programa reuniones 
Una manera fácil de que los empleados a que se sientan comprometidos y conectados es haciéndolos partícipes de los objetivos y éxitos de la compañía. Para esto, programa reuniones periódicas para que tu equipo discuta cómo su trabajo ha repercutido en los logros de la empresa y para conversar sobre los proyectos urgentes y las prioridades del mediano plazo. Esta reunión puede ser crucial para transmitir información clave y para escuchar en qué están trabajando los demás, así pueden proponer ideas. Garantiza que todos estén activos y sincronizados, además de que se sientan parte de los avances individuales.

3. Reconoce los éxitos
Trabajar desde casa implica carencia de esas pequeñas interacciones diarias con los compañeros. Ya no tienes que ponerte al día con ellos alrededor de la máquina de café. Tu jefe no puede pasar por tu escritorio para decirte que hiciste un gran trabajo en esa presentación. Esto anula muchas de las formas en que los empleados reciben retroalimentación positiva y refuerzo. Con el home office, la conexión con los colegas se asume como más intencional, por lo tanto, los momentos de reconocimiento a menudo se dejan de lado por ser considerados como "no importantes". Recupera esos instantes y tómate el tiempo para celebrar los éxitos grandes y pequeños.

4. Fomenta la flexibilidad y los descansos
Con el home office, la línea entre el trabajo y familia puede volverse cada vez más borrosa. Asegúrate de que los empleados se sientan cómodos administrando su tiempo de manera saludable y productiva. Puedes implementar políticas como "no enviar correos electrónicos después de las 6 o 7 p.m." o incitar a las personas a que tomen descansos de 15 minutos para relajarse mentalmente durante el día. A algunos gerentes les resulta difícil dirigir a los colaboradores desde casa y recurren a la microgestión para sentir que tienen el control. Rechaza esta forma de pensar y céntrate en políticas que consideren el rendimiento de los trabajadores en lugar de supervisar cómo gastan cada minuto de su día.

Revisa cómo la pandemia ha consolidado la flexibilidad laboral en Chile

5. Usa las videoconferencias
Las reuniones son una de las pocas ocasiones en las que nos conectamos con los demás y construimos una dinámica de equipo cohesionada. Anima a todos a que activen su cámara! Ver las caras de los colegas (¡y sus mascotas e hijos!) agrega un elemento de conexión. Esto es especialmente significativo para las personas que viven solas o se sienten desconectadas durante este período difícil. Ponerle cara a la voz es importante en estos momentos.

6. Crea un chat grupal
Entre reuniones y llamadas, el trabajo remoto puede resultar solitario. Puedes abordarlo permaneciendo conectado con tu equipo en un chat grupal. Es imposible replicar virtualmente la dinámica social de pasar tiempo juntos en la oficina, pero puede ayudar a mantener viva la conexión. Si ya tienes un chat, ahora es el momento de aprovecharlo. Mantén el contacto durante todo el día compartiendo curiosidades, anécdotas y un flujo de memes, incluso si no están relacionados con el trabajo.

7. Céntrate en la salud mental
Seguir las órdenes de quedarse en casa y trabajar de forma remota es difícil para todos, pero especialmente para quienes padecen ansiedad y otros problemas de salud mental. Esfuérzate por mantenerte en contacto con tu equipo. Comunícate con tu compañero que es tímido, con quien ha estado más callado que de costumbre, e incluso aquel que parece estar completamente bien. Las personas somos seres sociales y, en un esfuerzo por proteger nuestra salud física, es posible que nos encontremos luchando con nuestra salud mental. Ofrece tu apoyo abiertamente y corrobora que los empleados se sientan cómodos al plantear sus preocupaciones.

8. Planifica interacciones regulares
Para muchos, el trabajo es gran parte de su vida social. Nuestros compañeros son nuestros amigos y estar desconectados de ellos afecta nuestro entusiasmo por el trabajo a distancia. Mantenerse socialmente activo ayuda a cerrar la brecha. Planifica un almuerzo virtual en equipo, una pausa para el café por Skype o un happy hour digital para fomentar la sensación de unión. Al continuar incentivando las relaciones positivas, podemos abordar algunos de los desafíos de trabajar desde casa.

9. Ofrece oportunidades de aprendizaje y desarrollo
Durante la pandemia, muchos empleados se sienten "estancados", en casa y en sus carreras. No sienten que sea un buen momento para cambiar de trabajo, pero anhelan oportunidades para seguir aprendiendo y desarrollar sus habilidades. Para contrarrestar estos sentimientos de inquietud, ofrece capacitación continua para impulsar a los empleados a seguir trabajando sus habilidades de una manera productiva y significativa. Tener esta opción no solo es beneficioso para las personas, sino que también para las organizaciones, si los colaboradores logran mejorar sus conocimientos.

10. Solicita feedback frecuente
No hay dos empresas que manejen el teletrabajo de la misma manera. Por eso, es importante que le preguntes a los integrantes de tu equipo cómo puedes ayudarlos y apoyarlos a través de los desafíos que enfrentan, ya que es la mejor manera de corroborar de que estás tomando las decisiones correctas. Puedes hacerlo directamente (si estás seguro de que se sentirán cómodos hablando contigo) o solicitar comentarios anónimos en forma de una encuesta o un archivo de código abierto como un documento de Google. Eso sí, debes estar preparado para actuar en base a lo que aprendas y a evolucionar a medida de que cambien sus necesidades.

Revisa cuáles serán los beneficios laborales más demandados post covid-19

Esperamos que esta información te sirva para implementar medidas que aumenten la motivación laboral al interior de tu equipo.

Solicita más información sobre nuestros servicios o asesorías