¿estás preparado para mejorar tus habilidades digitales?

A medida que la transformación digital remodela las industrias, los trabajadores creen que la capacitación es la manera de mantenerse vigente.

Ser reemplazado por un robot no ocurrirá, pero es necesario invertir en mejorar o adquirir habilidades digitales. Según la encuesta Randstad Workmonitor del Q4, que mide la percepción de más de 13,600 trabajadores en 34 países, la tecnología es vista como una herramienta que crea oportunidades, pero la mayoría también reconoce que necesitan un desarrollar skills relacionadas con este campo para evitar volverse invisibles en el avanzado mundo digital.

Incluso en las industrias más analógicas, los trabajadores se están dando cuenta de que tener suficientes habilidades digitales es clave para mantener su empleo en una economía en rápida evolución. Después de todo, sectores como el comercio minorista, servicios, la ciencia e incluso la agricultura se han transformado como resultado del vertiginoso avance de la tecnología. Así, los profesionales de todas las industrias se han visto obligados a adaptarse o arriesgarse a perder su trabajo. 

Si es necesario realizar más capacitaciones no está en duda. Sin embargo, quién dirigirá este esfuerzo sigue siendo objeto de debate, ya que no existe consenso sobre cómo se llevarán a cabo estas mejoras. Esta seguramente se convertirá en una pregunta crítica para el mundo del trabajo. Con muchas compañías están luchando por encontrar talento, ¿deberían invertir más en su fuerza laboral actual o contratar personas que tengan habilidades digitales adquiridas? Si las estimaciones de mercado son indicadores que guían las decisiones de ciertas organizaciones, las empresas seguramente querrán aumentar su presupuesto de formación y desarrollo.

Según la revista Training Industry, el gasto global en capacitación en los últimos dos años se ha reducido significativamente desde que alcanzó los dos dígitos en 2015. En 2016 y 2017, el crecimiento fue de solo 1% y 8% respectivamente, a pesar del aumento en la escasez de talento. Parte del desafío con el desarrollo de habilidades es determinar qué se necesitará exactamente para respaldar las futuras necesidades comerciales, puesto que varias predicciones indican que muchos de los trabajos que se requerirán en algunos años no existen hoy en día.

Por ejemplo, hace algunas décadas, el conocimiento en minería de criptomonedas o los pilotos comerciales de aviones no era demandado por el mercado, pero con la proliferación de Bitcoin y otras monedas, un número creciente de especialistas ha hecho de esta una ocupación real. De manera similar, el avance de la tecnología de drones, ahora ha permitido a las empresas transformar las operaciones. En agricultura, por ejemplo, para el manejo de emergencias, la inspección de infraestructura y muchas otras aplicaciones, el uso de drones está listo para despegar.

Estos y otros trabajos "futuristas" se han estado desarrollando con la tecnología en industrias nuevas, pero incluso en sectores maduros, la necesidad de nuevas habilidades está aumentando. Por ejemplo, en salud, la utilización de telemedicina está aumentando a medida que muchos centros de atención carecen de personal suficiente. En manufactura, las tareas repetitivas serán asumidas por las máquinas, pero las personas que solían hacerlas pueden mantener su trabajo mediante el aprendizaje de habilidades técnicas y críticas, de acuerdo con Deloitte. La construcción también se enfrenta a una nueva era digital y exige nuevas habilidades, según CITB, un organismo asesor del Reino Unido.

Estos tipos de evolución también tienen un impacto en los trabajadores y muchos entienden que el aprendizaje y el desarrollo no pueden recaer solo en los empleadores. Sin embargo, este sentimiento no es universal, ya que los colaboradores en diferentes países no están de acuerdo en la responsabilidad que tienen de capacitarse en la era digital. 85% de los trabajadores en la India, por ejemplo, están realizando parte de esta capacitación ellos mismos, pero solo un tercio (36%) lo está haciendo en Japón. Esta disparidad puede estar relacionada con el hecho de que en esa nación casi no existe desempleo, mientras que la creciente población de la India está preocupada por su empleabilidad.

Entonces, ¿cómo deberían los empleadores y los empleados prepararse mejor para los cambios del futuro? De hecho, la tecnología puede brindar oportunidades a aquellos que están listos para abrazar y aprovechar esta oportunidad. Las empresas pueden comenzar teniendo una visión clara de cómo se transformará su organización. Es algo que los líderes de capital humano necesitan hacer para llevar a cabo adecuadamente la planificación de la fuerza laboral y desarrollar una estrategia de capacitación efectiva.

Para los trabajadores, el concepto clave es el aprendizaje continuo. Las industrias se están transformando rápidamente, por lo que la amenaza de la tecnología y la automatización es real para aquellos que no están dispuestos a seguir actualizando sus conocimientos. Sin embargo, aquellos que se adaptan, no solo sobrevivirán, sino que también habrá oportunidades para prosperar y avanzar hacia mejores opciones.

< volver a la página anterior