nethunters: encontrar talento a través de las redes sociales

Los currículums, las entrevistas y las formas de atraer talento han cambiado. Por esta razón, deben aprender cómo, dónde y de qué manera encontrar nuevos perfiles profesionales.

La figura del cazatalentos tradicional ha tenido que adaptarse a este nuevo escenario, surgiendo así el nethunter. Este nuevo término proviene de la fusión de dos conceptos muy conocidos en el ámbito empresarial: network (trabajo en red) y headhunting (cazatalentos). Es decir, consiste en la búsqueda de talento a través de las redes sociales y la huella digital. Dicho de otra manera, el nethunting es una nueva forma de reclutamiento, a partir del buceo en redes, para conectar con candidatos que disponen de cualidades muy específicas dentro de un sector.

El auge de estos nuevos cazatalentos también surge como resultado del uso de Internet para buscar trabajo o como medio para dar a conocer las cualidades profesionales. Gestionar y saber adaptarse a la denominada revolución 4.0 es algo fundamental para las empresas, por ello surgen nuevas formas de digitalizar nuestra carta de presentación, como el uso del Currículum 2.0, algo que los nethunters tienen muy en cuenta.

Del headhunting al nethunting
Tradicionalmente, los departamentos de RRHH han acudido a la ayuda de headhunters para el reclutamiento de perfiles digitales o especializados con el objetivo de ocupar vacantes difíciles de cubrir.

El headhunting es una gran solución cuando un perfil es especialmente difícil de encontrar o lo que se pretende es atraer a profesionales de la competencia. Pero, ¿cómo trabajan? Para alcanzar sus objetivos, estos profesionales cazatalentos cuentan con una amplia red de contactos, además de información privilegiada, que les permite llegar al talento más inaccesible e, incluso, atraer a aquellos que ni se plantean un cambio de empleo.

Con la llegada de las nuevas tecnologías la figura del cazatalentos tradicional ha quedado obsoleta, evolucionando hacia un nuevo modelo de reclutador, el nethunter. Estos han tenido que aprender a convivir con la digitalización y, aunque la red de contactos y las investigaciones siguen siendo las principales herramientas de trabajo, la forma de llevar a cabo su trabajo ha cambiado.

Este nuevo escenario digital ha facilitado mucho la labor de los headhunters. Sin estas herramientas era complicado conocer y contactar con aquellas personas que no respondían a ofertas de empleo. Ahora encontrar talento a través de las redes sociales e Internet se ha convertido en un proceso mucho más sencillo.

Aun así, si hablamos de la búsqueda de un candidato en concreto, la tecnología ha facilitado la labor de los nuevos nethunters, pero si hablamos de una búsqueda en un sector, es mucho más complejo debido a la gran cantidad de datos que podemos encontrar. La labor de investigación que hace años llevaba a cabo el headhunter podía alargarse durante días o semanas, algo que, en la actualidad, el nethunter puede realizar en solo unas horas.

Una de las diferencias fundamentales entre estos profesionales es el tipo de candidato al que se dirigen. El nethunter, al tener una mayor visión y conocimiento sobre el mercado 2.0, tiene más capacidad para contactar con perfiles digitalizados, además de tener disponible un listado de estos actualizado y listo para ser utilizado.

El mercado laboral evoluciona y con él, los puestos demandados por las empresas. Son, precisamente, los nethunters, los que están más preparados para reconocer al instante estos nuevos perfiles profesionales como, por ejemplo, Digital Manager, Social CRM Manager, Digital Analyst, Mobile Marketing Manager, E-commerce Manager, Data Scientist o User Experience Specialist.

¿Qué hace que la tarea del nethunter sea efectiva?
Muchos creen que las funciones del nethunter se reducen a localizar en redes sociales el perfil que más encaje con la vacante disponible. A pesar de que existen plataformas que favorecen y hacen que esta tarea sea mucho más sencilla, las estrategias llevadas a cabo por estos profesionales van más allá y son mucho más complejas:

Una de las habilidades más importantes de un nethunter es saber llevar a cabo un correcto seguimiento de la huella digital de los candidatos. Dicho de otra manera, el nethunter ha de indagar en las redes sociales e Internet para, además de encontrar una vía de contacto, descubrir qué tipo de intereses le resultan atractivos.

Para localizar el talento más apropiado, conviene estar en contacto constante, participando y creando conversaciones activas en la red. Mantener la sintonía en los temas de conversación, acudir a eventos o llevar a cabo un seguimiento digital puede ser muy útil para conseguir una mayor visibilidad y lograr los objetivos.

Reforzar el employer branding es algo esencial en un nethunter. El talento, en muchas ocasiones, podría encontrarse en empresas de la competencia, por lo que es fundamental mostrar todas las ventajas de la empresa, llevando a cabo acciones que potencien la marca personal o que hagan visible su cultura corporativa.
Analizar la reputación online e ir más allá del CV es importante para ofrecer un buen proceso de onboarding. Hay que tener en cuenta que no es suficiente con encontrar al mejor candidato, sino que este ha de poder adaptarse e integrarse en el equipo de trabajo adecuadamente.

¿Qué ventajas tiene sobre la empresa?
Uno de los desafíos a los que se enfrentan las empresas y los departamentos de RRHH es la dificultad para encontrar talento. De hecho, según el informe de Tendencias de RRHH de Randstad Research, casi la mitad de las empresas españolas dedican uno o dos meses a procesos de captación.

Es en este punto en el que recurrir a un nethunter cobra mayor importancia. ¡Descubre los motivos!

  • Mayor profesionalidad: este método permitirá incorporar a nuevos candidatos y más especializados. Además, se trata del procedimiento más adecuado a la hora de atraer profesionales para puestos de gran responsabilidad.

  • Fácil contacto con el talento: uno de los valores añadidos del nethunting es la sencillez y agilidad con la que se desarrolla el proceso de captación. Ya no son los candidatos los que acuden a las empresas en busca de empleo, sino que son las compañías las que se ponen en contacto directamente con ellos.

  • Menos competencia para atraer talento: ya que es la empresa la que contacta directamente con los candidatos que han sido preseleccionados atendiendo a su perfil en la red. Disponer de un nethunter, además, supone un valor añadido y diferencial del que no todas las empresas disponen.
    Encontrar candidatos orientados a las nuevas profesiones digitales.

Muchos candidatos son conscientes de esto, por lo que trabajan a conciencia su marca personal y la huella digital con el objetivo de mejorar su empleabilidad. Aunque el nethunting no es infalible, este tipo de profesionales son figuras de gran valor para el plan estratégico de algunas compañías, ya que están capacitados para identificar y seleccionar a los mejores profesionales de puestos intermedios o directivos.

¿Tienes problemas para cubrir las posiciones ejecutivas en tu empresa? En Randstad podemos ayudarte con nuestros servicios Executive Search. ¡Contáctanos!

< volver a la página anterior

Comentarios

Aún no se han publicado comentarios.

escribe un comentario

  1.  
envíe su comentario