Orientar e implicar a los empleados es fundamental para la productividad de la empresa ¿Cómo conseguirlo? Lo primero es tener claro qué valores pueden ayudarnos.