guía para encontrar trabajo este invierno ¡y mantenerlo!

Sin duda, el invierno es un buen momento para conseguir tu primer empleo, reincorporarte al mercado laboral u obtener un contrato indefinido, especialmente si buscas en sectores como turismo, comercio o entretención. De hecho, de acuerdo a cifras de Randstad, durante julio, agosto y septiembre de 2018 se firmaron alrededor de 40 mil contratos de trabajo, 9% más que en igual periodo de 2017; mientras que julio fue el mes más dinámico alcanzando un peak de 15.546 personas contratadas, lo que representa un alza de 11% en relación al mismo lapso del año anterior.

Esta tendencia responde al impulso que las vacaciones de invierno le dan a la economía, reactivando vacantes de empleo y rubros que en otras temporadas mantienen un crecimiento estable. Al respecto, Francisco Torres, director de staffing & outsourcing de Randstad, señala que “se espera que estás cifras sigan creciendo en 2019. Y es que actualmente estamos recibiendo más de 20 mil postulaciones a nuestras ofertas, la mayoría de ellas relacionadas con posiciones cuyo objetivo es cubrir vacantes ligadas a la temporada invernal.

Por otro lado, existen industrias, como la del entretenimiento, que se están volviendo mucho más competitivas, con una oferta de servicios cada vez más innovadora, por lo tanto, cada año requieren más personal para poder satisfacer las demandas del público que llega masivamente a los centros de diversión y ocio, especialmente en julio”.

El ejecutivo agrega que el turismo también se activa durante estos meses. “Los hoteles y otro tipo de alojamientos logran tasas de ocupación muy elevadas, llegando al 100% en muchos casos, por lo que los perfiles más demandados son principalmente camareras, cocineros y administrativos para recepción, así como personal para realizar actividades recreativas.

Las habilidades más demandadas en este sector son manejo de idiomas, tener experiencia previa en tareas similares y skills comerciales, además de capacidad para trabajar en equipo. Tampoco hay que olvidar el comercio, ya que gracias a las vacaciones de invierno aumenta el flujo de público en malls y grandes tiendas, generándose llamativas campañas de descuentos y rebajas, lo que incrementa la demanda de vendedores, promotores y profesionales de atención al cliente, quienes deben tener trayectoria en estas ocupaciones, capacidad para trabajar bajo presión y fácil adaptación al puesto de trabajo.

Por último, y como consecuencia de lo anterior, rubros como contact center y logística también sufren un alza en las contrataciones, en las que la experiencia es un requisito imprescindible en la mayoría de los casos”, asegura.

5 consejos para dar lo mejor de ti en tu ocupación de invierno
El invierno es un buen momento para encontrar empleo, pero no siempre se limita a oportunidades temporales. Hay que tener en cuenta que buena parte de los contratos indefinidos proceden de uno temporal. Y es que este tipo de trabajo puede prolongarse y aumentar la empleabilidad. Por eso, es importante dar lo mejor de uno mismo con el objetivo de que, en caso de surgir la oportunidad de quedarse, el empleado pueda continuar más allá del invierno. Pero, ¿cómo lograrlo?

  • Ser proactivo es una manera de actuar y de pensar que aportará valor añadido. Este tipo de personas toman la iniciativa para hacer realidad lo que se proponen y, por lo tanto, tener éxito. También están más autorrealizadas, tiene más autoconfianza y se sienten más valoradas y reconocidas por los demás.

  • No marcarse tiempos, sino objetivos. Socialmente se acostumbra a hablar de empleo en horas o jornadas, pero cuando uno comienza a gestionar sus propios recursos, hay que buscar ser efectivo y se vuelve más importante hablar de objetivos cumplidos.Definir claramente la ruta de trabajo aclara las funciones de un puesto y prioriza las tareas a realizar a nivel general. Cuando un empleado ya sabe qué tiene que hacer y con qué finalidad, le permite responsabilizarse de sus resultados.

  • Aprovechar los peaks de energía, ya que no siempre contamos con la misma vitalidad y, por ello, hay que sacar partido a los momentos de mayor capacidad. “Lo mejor es identificar el punto álgido del día para realizar las tareas más exigentes. Otra de las claves está en tomarse pequeños descansos entre tareas para desconectarse.

  • Planificar las tareas con antelación. Lo mejor es crear una lista de pendientes, recopilando y actualizando regularmente lo que queda por hacer. Para ello, hay que ordenarlas estableciendo fechas de inicio y entrega. En cuanto a las funciones de menor importancia que requieren menos de tres minutos, es mejor resolverlas en el momento.

  • Huir de los ‘ladrones de tiempo, puesto que uno de los grandes problemas de la productividad es entretenerse con visitas inesperadas, llamadas que se alargan o Internet. Es recomendable, sobre todo en tareas que requieren concentración exclusiva, desconectarse de todo: email, teléfono y redes sociales.

¿quieres más información sobre alguno de nuestros estudios?

< volver a la página anterior