burnout: cómo lidiar con el agotamiento laboral

Un reciente estudio desarrollado por la consultora multinacional de RR.HH. Randstad, en el que participaron 800 trabajadores, dejó de manifiesto que la salud mental se ha visto afectada desde que un gran porcentaje de personas se encuentra desempeñando sus responsabilidades laborales desde casa en el marco de la pandemia. De hecho, 51% de los encuestados manifestó que su bienestar psicológico se ha deteriorado con el empleo a distancia, especialmente por la angustia constante que genera la posibilidad de ser desvinculado debido a la compleja situación de la economía nacional (56%), seguida por el temor a contagiarse o a que se enferme algún familiar o amigo cercano (55%), y luego por el agobio que significa organizar el trabajo desde el hogar, cuidar a los niños y lidiar con las labores domésticas (35%)*. Así, aparece el síndrome de Burnout, un trastorno emocional que está vinculado con el estrés causado por el trabajo y que puede tener consecuencias graves, tanto a nivel físico como psicológico.

Pero, ¿cómo reconocerlo? Sus signos son graduales y pueden empeorar si se ignoran, así que cuanto antes los reconozcas, más rápido podrás actuar para frenar su desarrollo. Te dejamos los principales:

  1. Agotamiento: la fatiga mental y física es uno de los indicadores más claros. Si te sientes cansado todo el tiempo o no tienes la energía para hacer las cosas simples que solías hacer sin problemas, puedes estar experimentando las primeras señales del síndrome de Burnout.

  2. Falta de motivación: si simplemente te estás dedicando a sacar adelante tu listado de tareas pendientes en lugar de encontrar formas nuevas y más eficientes de hacer las cosas para dar valor agregado a tu trabajo, es posible que hayas perdido la motivación por éste, una falta de entusiasmo que puede extrapolarse a tu vida personal. Por lo tanto, si tus familiares, o quienes han convivido contigo durante este periodo de crisis, te han comentado sobre tu desinterés por las cosas cotidianas, tal vez sea hora de reevaluar tus niveles de estrés y revisar cómo los podrías enfrentar de mejor manera.

  3. Bajo rendimiento laboral: ¿Tu productividad ha estado más baja de lo normal? ¿Estás constantemente entregando los proyectos fuera de plazo? ¿Tu jefe te comentó sobre la caída en la calidad de tu trabajo? La fatiga y la falta de motivación a menudo se traducen en dificultad para concentrarse en el trabajo y en un menor interés por las tareas.

Si reconoces algunos de estos síntomas, puedes estar padeciendo el síndrome de Burnout, pero ten la seguridad de que hay medidas que puedes tomar para salir de esta situación antes de que se descontrole. Te entregamos 4 formas de lidiar con el agotamiento:

  1. Dormir y hacer más ejercicio: La mayoría de los adultos necesita al menos seis horas de sueño cada noche para funcionar correctamente. Si no estás durmiendo lo suficiente, es hora de que dejes que tu cuerpo descanse. Y no estamos hablando de una maratón de sueño para compensar lo que has perdido, sino que de lograr un equilibrio entre el trabajo y el descanso. Muchos estudios también han demostrado que hacer ejercicio podría ser beneficioso para tu cuerpo y mente. Cuando te ejercitas, liberas endorfinas que reducen el estrés y mejoran tu estado de ánimo. Tener un buen descanso y una rutina de ejercicio regular es esencial para mejorar tu bienestar físico y psicológico.

  2. Tomar un descanso: El síndrome de Burnout proviene del estrés relacionado con el trabajo, por lo que, naturalmente, la mejor manera de combatirlo es alejarse de las responsabilidades y tomar un descanso. Si puedes, toma una o dos semanas libres, a pesar de que frente a la extendida cuarentena surge el cuestionamiento sobre si es recomendable o no tomar vacaciones, ya sea para evitar la angustia que para muchos significa desempeñar sus funciones laborales desde casa y asumir, al mismo tiempo, otras responsabilidades domésticas; o para desconectarse y aprovechar este tiempo para relajarse. Si tomas la decisión de tomar un descanso, podrías sentir la tentación de revisar tus correos electrónicos y mensajes, pero debes hacer todo lo posible por evitarlo.

  3. Interrumpir la rutina diaria: Haz algo diferente, cualquier cosa. Podría ser tan simple como leer un libro, ver una serie o dar una vuelta por el barrio, si es que te encuentras en una comuna sin restricciones. Esto permitirá que tu cerebro se concentre en algo nuevo y tengas un breve respiro de las obligaciones habituales. Incluso puedes obtener nuevas perspectivas y aplicar esas ideas a tu trabajo.

  4. Buscar apoyo de otros: Aislarse es una conducta frecuente entre las personas que tienen Burnout, ya que están demasiado agotadas mental y emocionalmente para mantener sus relaciones sociales. Sin embargo, vale la pena señalar este comportamiento es extremadamente perjudicial para tu salud mental. Por eso, encuentra tiempo para reconectarte con amigos con los que hayas perdido el contacto y organiza videollamadas para hablar de temas extra laborales y pasar un grato momento. Si experimentas síntomas que interfieren con la forma en la que llevas tu vida, es importante buscar ayuda profesional.

Finalmente, si está buscando un nuevo trabajo que te ayudará a ser más feliz a largo plazo, lo puedes lograr con el apoyo de nuestros consultores especialistas. Si esa es tu decisión, conéctate con nosotros hoy mismo!

Artículos relacionados:

< volver a la página anterior