Futuro de la participación de las mujeres en el mercado laboral

El mercado laboral es uno de los escenarios más importantes donde se ha dado la lucha por la igualdad de género. Desde los años noventa en Chile se produjo un importante aumento de la participación de las mujeres en el mundo del trabajo. Sin embargo, la reducción de la brecha de género ha sufrido un retroceso en los últimos dos años debido a los efectos del COVID-19. Por este motivo, en este artículo te contamos tres claves indispensables para anticipar el futuro de la mujer en el mercado laboral.

Empoderamiento de las mujeres

A lo largo de la historia, muchas mujeres valientes de nuestro país han luchado por la equidad de género. Dentro de ese marco, se ha producido un aumento significativo de la participación laboral de la mujer, la que en el 2013 llegó al 50%. Esto se explica por varios factores, tales como el acceso a un mayor nivel de escolaridad, la masificación del uso de anticonceptivos y una mayor inclusión en áreas que tradicionalmente se han asociado de manera exclusiva al género masculino.

Equidad de género en tiempos de pandemia

Gracias a los avances en materia de equidad de género, el aumento en la participación de las mujeres en el mercado laboral alcanzó su nivel máximo, un 53,3 %, el trimestre móvil noviembre 2019 a enero 2020, previo al inicio de la pandemia. No obstante este avance, los efectos económicos ocasionaron un gran impacto en el mercado laboral, y a pesar de que afectó tanto a ambos sexos, el empleo femenino fue el más perjudicado por el COVID-19 debido a la baja participación inicial de las mujeres en el mundo laboral.

3 claves del futuro de la participación de las mujeres en el mercado laboral:

  1. ¿Cómo afectó la pandemia al empleo femenino?

La crisis económica provocada por el COVID-19 sin duda afectó la participación femenina en el mercado laboral. En 2020 solo 4 de cada 10 mujeres en edad de trabajar tenía empleo, mientras que para los hombres del mismo segmento, la proporción fue mucho más favorable, 6 de cada 10 tenía trabajo en el mismo periodo. Esta diferencia se explica en parte por la división de género de los empleos; es decir, que existen trabajos que tradicionalmente realizan las mujeres y justamente éstos fueron los más afectados por la crisis. Dentro de los cargos más afectados se destacan los de servicios y ventas; siendo este último el más afectado y, a la fecha, aún no recupera los niveles de empleabilidad femenina previos a la pandemia.

  1. ¿Por qué a las mujeres les cuesta más volver a trabajar?

Durante la pandemia se suspendieron las clases presenciales en la mayoría de los colegios y salas cunas y muchas mujeres se vieron obligadas a dedicarse 100% a actividades relativas al hogar como los quehaceres domésticos y el cuidado de niños. Por esto, aún después de que las medidas de confinamiento se relajaron y la economía comenzó a crecer, el 33,9% de las mujeres aptas para trabajar no se reintegraron al mundo laboral remunerado por razones familiares.

  1. En Randstad lideramos con el ejemplo

Para romper el sesgo de género, las empresas deben tomar medidas que garanticen a las mujeres las mismas oportunidades que los hombres y en Randstad creemos firmemente en liderar este cambio. Uno de los factores para impulsar este cambio, es el uso de la tecnología que minimiza los sesgos manifiestos e inconscientes durante el proceso de contratación. 

Relevate Talent Assessment es el nombre de nuestra plataforma desarrollada en conjunto con expertos de la Universidad de Barcelona, para la evaluación de competencias en el entorno laboral. Esta plataforma trabaja con algoritmos que logran dar con la esencia de un perfil profesional y evita sesgos de cualquier tipo.

Esto, sumado a nuestros valores corporativos de dar forma al mundo del trabajo, nos impulsa a poner el foco en nuestros clientes para gestionar el proceso de selección en base a competencias y no por otros factores. 

En Randstad tenemos especial compromiso con la equidad de género y con fomentar la recuperación del empleo femenino. Ejemplo de esto es que dos tercios de nuestros trabajadores en Chile son mujeres, quienes día a día entregan su pasión, talento y motivación en cada una de las labores que realizan, demostrando la enorme fortaleza y energía que las caracteriza.