Directores de Recursos Humanos: características y retos

La jerarquía tradicional, vertical y rígida que imperaba en las empresas tradicionales ha dado paso a una estructura más flexible y ágil basada en las personas, quienes constituyen, junto a la tecnología, el motor y mayor valor de la empresa. Por esa razón, el director de Recursos Humanos, también conocido como CHRO (de Chief Human Resources Officer), tiene un papel estratégico en la compañía, también en la Era Digital.

Aunque sus tareas dependan de la naturaleza y del tamaño de la empresa para la que trabaja, el encargado de la gestión de personas tiene ciertas actividades primordiales. Las dos funciones principales son:

– Identificación y gestión de talento: el director de Recursos Humanos planifica las futuras necesidades de contratación y se encarga de la definición y puesta en marcha de las políticas de selección. Asimismo, es el encargado de elaborar una Value Employee Proposition o Propuesta de Valor al Empleado, donde se recogen los beneficios, incluyendo la política de retribución, que la compañía ofrece a sus trabajadores.

– Administración de los empleados: el director de Recursos Humanos gestiona las carreras del talento, su desarrollo y formación, la salud y seguridad en el trabajo, los programas de beneficios… Es, también, el encargado de las relaciones laborales y, por tanto, el garante de la calidad del ambiente de la empresa. 

El director de RRHH, un perfil en auge
Son muchos y diferentes los motivos por los que el CHRO constituye una pieza fundamental en la estructura de una empresa. Es el responsable final de la capacidad de cambio de la compañía y de la adaptación al mundo VUCA (acrónimo inglés que hace referencia a: Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad). La digitalización de los procesos de RRHH supone una gran incertidumbre, por lo que el director de Recursos Humanos es quien debe idear la política de adaptación. A su vez, se encargará de su implantación e institucionalización en la compañía junto con otras áreas de la empresa como dirección, IT, Marketing o, incluso, nuevos departamentos de gestión del cambio formados por personal experto.

Aunque muchas PYMES no cuenten con departamento de Recursos Humanos, puede darse el caso de que exista esta área formada por una sola persona: el CHRO. En esa situación, se convierte en la principal cara visible del proceso de contratación, junto al CEO y el responsable directo, y constituye la primera impresión que los empleados tienen de la compañía. 

4 retos a los que un director de RRHH se enfrenta en la actualidad

– Atracción y retención del talento: buscar, atraer y fidelizar el compromiso de los profesionales. Junto al departamento de Marketing y Comunicación, debe elaborar políticas de employer branding, construyendo una marca de empresa atractiva sobre los valores y principio de la compañía, con los que los candidatos y empleados puedan sentirse identificados. 

– La globalización de los mercados: las nuevas plantillas internacionales están caracterizadas por la diversidad cultural. Por tanto, el director de Recursos Humanos debe gestionar de forma innovadora a todos los trabajadores de la empresa, sea cual sea su procedencia, adaptando las políticas a los diferentes segmentos de profesionales dentro de la compañía. 

– La política de formación: La formación de los empleados siempre ha tenido una importancia capital para el progreso de los mismos y de las empresas. Hoy en día, con los cambios del mercado laboral y la irrupción de la digitalización de procesos y técnicas, ésta ha cobrado, si cabe, una mayor importancia.

Los trabajadores necesitan tener, a través de la formación, nuevas herramientas con las que hacer frente a los retos que se les presentan.

El director de Recursos Humanos es el responsable último de que los trabajadores reciban la formación que necesitan para desempeñar sus funciones con el máximo grado de eficiencia y productividad. 

– Creación de un buen clima laboral: según el Informe Randstad de Tendencias de RRHH, las empresas buscan aumentar el rendimiento y la productividad de los empleados mediante la consecución de un ambiente de trabajo adecuado. En este aspecto, su papel es fundamental, ya que es el encargado de garantizar la calidad del clima laboral.

La figura del Director de Recursos Humanos está caracterizada principalmente por capacidad de innovación, liderazgo y flexibilidad, para poder gestionar plantillas cada vez más complejas en un entorno laboral y digital en constante cambio. 

Y tú, ¿qué nuevos desafíos crees que deben afrontar los profesionales de recursos humanos?

Comentarios

  • 17-08-2017 Edith toledo
    Les falta la medición de impacto de los programas de capacitación y medir brechas de perfiles.

escribe un comentario

  1.  
envíe su comentario