¿Qué pasa si el candidato más experimentado no es la mejor opción?

¿Es la experiencia el factor decisivo al momento de decidir entre un candidato u otro para tu organización? ¿premias otros aspectos de un candidato, como valores, entusiasmo y otras habilidades blandas?
Si tú y tu empresa prefieren contratar en base a la experiencia o al talento en bruto, hay una serie de cosas debes tener en cuenta para asegurarte de traer a la gente adecuada a bordo.

Qué considerar al contratar 
Aspectos como la forma de pensar, los valores y cuánta pasión sienten por la industria son importantes, independientemente de si el candidato tiene años de experiencia. Estos matices permiten tomar decisiones también en las proyecciones de permanencia de este profesional en la compañía, en téminos de cuán satisfecho estará con su posición, con su jefatura y con la cultura de la compañía. Y por tanto, productivo.

Se debe hacer el ejercicio de cuando se necesita priorizar el talento sobre la experiencia, lo que hay que tener en cuenta depende en gran medida de la situación específica de la empresa y el departamento que buscan hacer el nuevo contrato. Algunas empresas consideran que es demasiado grande el riesgo con alguien de poca experiencia, mientras que otros verán en candidatos como ése personas que tienen más potencial para la productividad futura.

Actitud
La actitud de una persona puede decirte mucho sobre el empleado que podría llegar a ser. Si están entusiasmados y felices de compartir ideas en la etapa de la entrevista, es una buena señal de que mantendrán esto durante todo su empleo en tu compañía. 

Otra forma de obtener una visión de la actitud de una persona implica hacer algunas investigaciones - se puede averiguar mucho en la presencia on line. Puedes conocer sus valores y sus prioridades en una búsqueda en las redes sociales, así puedes averiguar si están en línea con la cultura de tu empresa.

De acuerdo con la firma de software de tecnología de RR.HH Jobvite Recruiter Nation Report 2016, el 60% de las empresas piensan que la cultura es lo más importante al hacer un nuevo contrato. Por lo tanto, es esencial para averiguar si un candidato se ajusta a esta. 

Habilidades blandas
Hay un sinnúmero de posiciones en donde las habilidades blandas podrían ser más relevantes que la experiencia real. De hecho, el Foro Económico Mundial declaró en su Informe sobre el futuro del empleo que "habilidades sociales -como la persuasión, la inteligencia emocional y la enseñanza a otros- estarán en mayor demanda en todas las industrias que las habilidades técnicas limitadas, como la programación o el funcionamiento y control del equipo".

Saber si un candidato tiene las habilidades necesarias para el éxito logrará diferenciarlos de otros postulantes. Aunque puede no ser tangible, un rasgo como la confianza es difícil de ignorar y puede reportar un gran aporte a la compañía.

Situación de la empresa
 ¿Dónde quieres que tu empresa esté en el próximo año? ¿Qué tal los próximos cinco o diez años? Conocer el plan a largo plazo de tu empresa ayuda en la contratación, ya que entiendes en profundidad el perfil y las habilidades necesarias para la consecución de los objetivos.
Si estás centrado en el crecimiento inmediato, un candidato más experimentado podría ser más eficaz. Si el objetivo es más a largo plazo, un empleado menos experimentado podría desarrollarse y entrenar como la compañía necesite.

¿Tu negocio está pasando por cambios importantes? Tal vez un nuevo miembro en el grupo de talentos podría aportar positivamente, ya que suelen estar más dispuestos a adaptarse y cambiar con la empresa. Aunque no es el caso de todos los empleados, alguien con más experiencia potencialmente puede estar acostumbrado a hacer las cosas de cierta manera, haciéndonoslas un poco menos flexible. Lo que decidas hacer dependerá enteramente de la persona que consideras para el cargo. 

 

< volver a la página anterior

Comentarios

Aún no se han publicado comentarios.

escribe un comentario

  1.  
envíe su comentario