Habilidades de un directivo

El oficio de dirigir no es una tarea sencilla. Es un proceso que requiere tacto, sensibilidad y firmeza. Se trata de saber gestionar el talento humano para ponerlo al servicio de los demás. 

Hoy, la presencia de directivos cualificados en las empresas se cotiza al alza.​ Capacidades como el liderazgo y la gestión de equipos y proyectos están íntimamente relacionadas con la figura del directivo.

No obstante, a pesar de ser características muy relevantes de un buen directivo, no son las únicas. El conocimiento del negocio y tener un pensamiento estratégico, por ejemplo, son igual de necesarias. Actualmente, la presencia de directivos cualificados en las empresas se cotiza al alza, un buen jefe/líder de equipos debe tener claro sus objetivos vitales; sólo de esta manera sabrá dónde quiere llevar a la empresa y a sus miembros. Tener una visión dinámica del mercado y el contar con habilidades como la perspicacia, empatía  y versatilidad y el poder de inspirar y motivar a otros también son cualidades imprescindibles. 

No se puede dejar de lado la importancia de la comunicación, saber transmitir de forma constante el rumbo de la empresa y dominar técnicas de presentación eficaces definirá a un buen directivo, así como sus habilidades negociadoras. 

La inteligencia emocional​ y social, y la capacidad para gestionar crisis y los cambios del entorno también son otras características a valorar. 

Como se observa, la labor de un buen directivo no es sencilla y repercute directamente en el ambiente en el trabajo. El manejo social, su comportamiento con los trabajadores y la interacción entre ambos con la empresa determinarán la calidad del clima laboral. Ésta a su vez influye directamente sobre la satisfacción de los trabajadores y, por tanto, sobre su productividad y los beneficios de la compañía. 

De esta forma, mientras un clima agradable supone una orientación efectiva hacia los objetivos de la empresa, uno tenso propiciará situaciones de conflicto, malestar y generará un bajo rendimiento. Ser un buen líder-directivo es necesario para la consecución del éxito empresarial. 

¿Ser líder es una cualidad innata o hay que cultivarla continuamente? 

< volver a la página anterior

Comentarios

Aún no se han publicado comentarios.

escribe un comentario

  1.  
envíe su comentario