cómo organizarse y alcanzar los objetivos laborales luego de Fiestas Patrias

Sin duda, el retorno a la oficina luego de las Fiestas Patrias requiere un período de adaptación para lograr adquirir nuevamente el nivel de rendimiento habitual, sobre todo considerando que la mayoría de los trabajadores tendrá 5 días festivos y 9 si pidieron a cuenta de vacaciones el 20 y 21 de septiembre.

Se trata de una tarea dura en términos de adaptar el estado de ánimo, la concentración, los horarios y en  definitiva, las capacidades que nos permiten afrontar con éxito el trabajo. El tiempo que suele tomar alcanzar la reorganización de tareas, resolver temas pendientes y adaptar los biorritmos a la rutina laboral varía en función de cada trabajador y de cómo se planifique la vuelta, pero por norma general, debería estar comprendido entre un par de días.

Así, tras este período de descanso una persona debería estar conectada a un nivel habitual o por encima de lo normal, por lo que es el momento para enfocarse nuevamente en los objetivos laborales del año, pero no siempre ocurre así. Por eso, desde el punto de vista motivacional, hay que considerar ciertas claves que permitirán afrontar con entusiasmo lo que queda del año y realizar un despliegue de los recursos necesarios para alcanzar los mejores resultados.

Tomar el regreso al trabajo con calma, apoyarse en los compañeros, respetar los horarios de sueño, tener una alimentación saludable y realizar actividades deportivas o lúdicas, son algunas de las herramientas que nos permitirán disponer de la energía física y mental para afrontar finalizar el año laboral.

La adaptación progresiva después de haber disfrutado de unos días de descanso repercute de manera directa en la motivación y ésta, finalmente en nuestro desempeño. Pero una vez en el trabajo, existen puntos a considerar para conseguir la adaptación en el menor tiempo posible.

En este sentido, antes de regresar, es importante considerar un espacio de adaptación previo a la reincorporación. Si durante estos días viajas fuera de la ciudad y vuelves justo el día antes del retorno al trabajo, los atochamientos y el cansancio suelen ser factores que generan estrés, por lo tanto, no volverás a la oficina en las condiciones óptimas para enfrentar una nueva semana. En este sentido, es recomendable tomarse al menos 1 día para retomar los horarios y hábitos habituales, adquiriendo una preparación para afrontar el regreso de una manera más sana y sin ansiedad.

Adicionalmente al período de adaptación, es aconsejable pensar positivo para favorecer el optimismo, tales como compartir conversaciones con compañeros acerca de las celebraciones, enfocarse en las tareas más atractivas y proponerse nuevos retos que supongan un aumento de energía. 

Una vez en la oficina y tomando en cuenta que la adecuación es progresiva, es importante considerar que la primera semana será de reorganización. Durante estos días, lo más habitual es que se acumulen tareas pendientes que deberán resolverse al regreso, con el objetivo de terminar septiembre de manera exitosa en cuanto a retos profesionales. Para poder dar respuesta de manera oportuna a este tipo de tareas, se recomienda jerarquizar la importancia de cada una y alejar la idea de resolver todo el primer día.

De esta manera, se reducirá el impacto emocional y el estado de ánimo se verá menos alterado para afrontar con motivación los temas pendientes.

< volver a la página anterior

Comentarios

Aún no se han publicado comentarios.

escribe un comentario

  1.  
envíe su comentario