Cómo construir y optimizar tu marca personal

Todo el mundo tiene su propia marca personal, aunque nunca haya pensado o trabajado en ello. ¿Sabes qué imagen mental proyectas a tu alrededor? Está en tus manos gestionarla y optimizarla y así no dejarla al azar.

Jeff Bezos, fundador de Amazon, dice que la marca personal (personal branding) es lo que dicen de ti cuando no estás presente. Estas palabras de Bezos ponen en evidencia que todo el mundo tiene su propia marca personal, aunque nunca haya pensado o trabajado en ello. ¿Sabes qué imagen mental proyectas a tu alrededor? Está en tus manos gestionarla y optimizarla al máximo. 

La marca personal es, por tanto, un activo inmaterial que reúne apariencia externa, actitud y opiniones vertidas. Como concepto, nació en 1997 cuando Tom Peters, experto en gestión empresarial, mencionó el término en su publicación “The Brand Called You”. Su significado ha ido evolucionando a lo largo de los años y actualmente se considera una forma de diferenciación respecto a los demás; es una orientación y enfoque individual que ayuda a destacar frente a puestos, trabajadores o roles similares. 

En el contexto laboral actual, hacer esa labor de posicionamiento y visibilidad puede abrir importantes puertas. La alta cualificación de los trabajadores y el actual entorno económico han aumentado el nivel de competencia en el mercado, por lo que tener en cuenta y trabajar este aspecto contribuirá a posicionarte en una buena posición con respecto a tus competidores. 

Creando una buena marca personal

Existen numerosas técnicas para construir una buena marca personal. Según Thomas Smale, co fundador de FeInternational, o Jayson Demers, CEO de AudienceBloom, se pueden seguir algunos pasos para conseguir ese objetivo:

  • Conocerse a uno mismo. Para desarrollar una marca personal lo primero que hay que saber es quién eres, qué se te da bien y qué partes de ti mismo quieres compartir con los demás.
  • Determinar tu área de especialización. Concentrándose en un nicho específico y menos general de conocimiento, trabajo o afición, habrá más oportunidades de ser diferente y relevante, aunque la audiencia a priori pueda ser más pequeña que en sectores más amplios. Es el elemento básico e identificativo de tu marca personal.
  • Comunicarse y crear contenido. Hablar y escribir sirve para crearse una reputación propia en esos campos y entornos de interés. Es un trabajo a largo plazo que te convierte en una fuente de fiar, en una voz propia, respetada y escuchada.
  • Construir una presencia online. Si se trabaja a través de diferentes plataformas digitales, aprovechando su inmediatez y flexibilidad, se encontrarán más facilidades para promocionarse a gran escala. Perfiles en Redes Sociales, un blog, una web, un canal de Youtube… cuidar y monitorizar cada elemento que se cuelga con tu nombre la red es fundamental para potenciar cualidades y aptitudes.
  • Crear redes de relaciones y contactos. Hacer networking​ es una parte fundamental de una buena marca personal. Es necesario establecer y reforzar vínculos de confianza y conexiones con otras personas en esa área de especialización. Además de las redes sociales, eventos o conferencias pueden ser lugares idóneos para tejer esas relaciones con personas con intereses comunes.
  • No parar de aprender y mantenerse activo. No es aconsejable desconectarse de la actualidad y realidad de tu sector. Mantenerse informado de las novedades del mercado, saber qué está haciendo tu competencia, servirá para encontrar siempre fórmulas novedosas y dinámicas para destacar.

Casos de éxito

En los últimos tiempos, en pleno auge del concepto, se han registrado numerosos casos de éxito relacionados con el desarrollo de una buena marca personal. 

Un gran ejemplo es la canadiense Danielle LaPorte quien ha conseguido una importante carrera gracias a su buen posicionamiento como marca. Empezó a trabajar como camarera, y gracias a su habilidad para destacar su personalidad y conocimientos, pudo hacerse su propio camino como líder de opinión, autora de libros y artículos sobre emprendimiento y desarrollo personal. 

Disponer de una marca personal atractiva te hará más reconocible y aumentará tu empleabilidad. 

¡Atrévete a trabajarla!

 

< volver a la página anterior

Comentarios

Aún no se han publicado comentarios.

escribe un comentario

  1.  
envíe su comentario