5 consejos para mejorar la seguridad en el trabajo

La seguridad laboral es un tema que concierne tanto a trabajadores como a empresarios , ya que disponer de los medios y equipamientos necesarios para realizar una labor de forma segura es un derecho de los primeros y una responsabilidad de los segundos.

Por esta razón, es importante tomar conciencia que este es un asunto primordial, por lo que te entregamos algunas recomendaciones para ayudar a reducir estos índices.

5 pautas para hacer de la seguridad en el trabajo una prioridad
¿Te preocupa la seguridad en tu empresa o trabajo y no sabes qué hacer al respecto? En Randstad, te ofrecemos 5 claves para hacer de tu entorno de trabajo un lugar mucho más seguro. ¡Descubre cómo!

  1. Infórmate, conoce tus derechos y tus responsabilidades: Conocer los procedimientos de seguridad  nos ayudará a trabajar en un lugar más seguro y saludable. Es muy importante estar informado de todos los cambios referentes a las regulaciones de seguridad y comprobar que sus políticas y procedimientos se actualicen y comuniquen correctamente a los empleados. Involucrar a los trabajadores en su propia seguridad favorecerá la creación de un ambiente laboral más tranquilo.

  2. Identifica posibles riesgos en tu puesto de trabajo: Un riesgo potencial puede ser desde una herramienta de uso diario que se encuentre en mal estado hasta suelo mojado y resbaladizo no señalizado debidamente. Confirma que conoces los procedimientos de comunicación ante posibles accidentes, lo que te ayudará a identificar el problema y ponerlo en conocimiento de la persona que tiene como obligación solucionarlo y asegurar que el entorno de trabajo sea un lugar libre de peligros. Asimismo, es necesario conocer las regulaciones específicas de tu sector en cuanto a seguridad laboral, especialmente si te dedicas a tareas o trabajas en entornos de mayor peligro o accidentalidad. 

  3. Proporcionar orientación laboral y capacitación para el trabajo: La formación de los trabajadores en salud y seguridad es esencial para certificar que alcancen los conocimientos adecuados a la hora de desempeñar su trabajo de una manera competente y segura. Al contratar a un nuevo profesional, es importante ofrecerle la orientación especifica con el objetivo de prevenir posibles riesgos y accidentes durante el desempeño de su actividad profesional.

  4. Contar con el equipo de protección individual específico (EPI): La empresa tiene la obligación de proporcionar el equipamiento adecuado y de encargarse de que el trabajador reciba la formación requerida para el correcto uso de éste. Por otra parte, el empleado tiene el derecho de exigir que se le proporcionen estas herramientas y la obligación de hacer un buen uso de las mismas.

  5. Supervisar las labores de los trabajadores: Una de las maneras más efectivas para garantizar la seguridad de los trabajadores es mediante la instrucción y supervisión de sus labores. Una tarea que pueden llevar a cabo, en algunos casos, los colaboradores con mayor experiencia y conocimientos sobre los procedimientos de seguridad.

En resumen, disponer de un entorno sano y seguro donde trabajar es, tal y como apuntamos al inicio del artículo, una responsabilidad compartida entre la compañía y el trabajador, ya que genera beneficios para ambas partes.  

< volver a la página anterior
Sorry, you don't have access to this page