Chile: 41% de los trabajadores considera que tiene menos interacción cara a cara con sus colegas debido a la tecnología

De acuerdo a la última edición del Workmonitor, estudio de tendencias de Randstad, 41% de los chilenos considera que ha disminuido el nivel de relaciones interpersonales cara a cara con sus colegas a causa de los avances tecnológicos que hoy irrumpen en el ambiente laboral, como video conferencias, correos electrónicos, grupos en whatsapp, redes sociales y profesionales, plataformas de almacenamiento de archivos en línea multiusuarios como google drive, reuniones via hangout, Intranet internacionales y locales, entre otros. Sin embargo, nuestro país se encuentra en una posición intermedia entre los 34 que participan en la investigación, puesto que en naciones como India, Turquía, Singapur y Hong Kong, este porcentaje llega a 75, 63, 62 y 60%, respectivamente.

Al respecto, Natalia Zúñiga, gerente de marketing & comunicaciones de Randstad, señala que “si bien en Chile la tecnología nos ha permitido tener una conexión más rápida con nuestros compañeros de empleo, además de darnos la posibilidad de trabajar desde cualquier parte del mundo, incluso desde nuestro celular, por lo que los conceptos de “oficina” y “puesto de trabajo” también están tomando nuevas formas; el contacto directo nunca será reemplazado y ambos tipos de comunicación pueden convivir perfectamente con el objetivo de conseguir un mejor desempeño de la organización en su conjunto. Por tal motivo, a pesar de que las empresas de Recursos Humanos hemos automatizado una serie de procesos de selección, seguimos considerando que la entrevista cara a cara (presencial o vía remota) es esencial”.

Por esto, las nuevas plataformas deben ser utilizadas como refuerzo  las reuniones formales (presencial o remota), sobre todo en temas de comunicación interna, donde este tipo de instancias sigue siendo el medio más efectivo. “Las citas son el canal más directo y efectivo para transmitir los mensajes, sobre todo aquellos más complejos, aparte de ser un momento para intercambiar información y tantear el clima organizacional, transformándose en un termómetro de lo que está pasando en la compañía, escenario que los managers no pueden desconocer”, asegura.

La investigación también reveló que 61% de los chilenos considera que las herramientas tecnológicas han provocado una caída en las reuniones presenciales con clientes, a lo que Natalia responde que “naturalmente dispositivos como smartphones y plataformas como Skype y hangout han permitido reducir tiempos de desplazamiento, ahorrar costos y agilizar procesos, por lo que evidentemente realizar video conferencias o enviar informaciones simples a través de correo electrónico, es de gran ayuda para los ejecutivos, quienes hoy tienen más opciones a la hora de conectar con un cliente”. Sin embargo, hay comunicaciones que no pueden ser reemplazadas con un email o un llamado telefónico, especialmente con target s foco para las organizaciones. Hoy en día, vender “experiencias” más que productos y servicios es un must, por lo que el correcto equilibrio entre lo presencial y lo remoto es el gran desafío”. Así, que las personas observen una baja en la frecuencia de las reuniones, no significa que le den menos importancia o que no las vean como la forma más efectiva para relacionarse, “incluso en ciertos cargos se potencia que el profesional tenga gran orientación al networking, debido a que en algunas culturas es una fuerte estrategia para atraer y retener negocio”, dice.

De acuerdo a la experta, el tema pasa por cómo evitar que los espacios en los que nos encontramos cara a cara se vean perjudicados por la tecnología. En este sentido, tenemos bastante camino por recorrer, ya que “en reuniones es frecuente ver que las personas se distraen fácilmente ante los mensajes que reciben de whatsapp o por las notificaciones de correos electrónicos, incluso de Facebook, Linkedin y/o Twitter, por lo que es importante tener presente que las nuevas formas de comunicarnos no pueden interferir en la calidad de las relaciones interpersonales”, finaliza.

Imagen / Pixabay

Nota El Mercurio, 29 de febrero de 2016.-