Cómo prepararse para un trabajo que aún no existe: 10 nuevas habilidades

El mundo laboral está en proceso de cambio. La mayoría (el 65%) de los miembros de la llamada Generación Z (los nacidos a partir de 1990) trabajarán en puestos de nueva creación, relacionados todos ellos con la tecnología y las ciencias, según las previsiones del Departamento de Trabajo del gobierno estadounidense.

Pero no solo los más jóvenes tienen que aprender a moverse en un mercado laboral que cambia a pasos agigantados, los trabajadores de más edad se enfrentan a la que algunos consideran la mayor revolución desde la Revolución Industrial y tendrán que replantearse su trabajo en diez o 15 años. 

La automatización de los procesos nos empuja a un mundo laboral que se redibuja y nos obliga a reinventar las profesiones y el mundo del trabajo en general tal y como lo conocíamos hasta ahora. Previsiblemente, la tecnología cambiará algunos empleos y creará profesiones totalmente nuevas relacionadas, sobre todo, con el big data, la salud, la nanociencia y la inteligencia artificial. 

Seis cambios disruptivos
Un informe del Institute for the Future (IFTF) establece seis cambios disruptivos que afectarán de manera crítica al mundo laboral: 

  1. Un “mundo computacional”: presencia masiva de la tecnología informática en todas las áreas de nuestra vida profesional
  2. Organizaciones superestructuradas: las tecnologías comportarán nuevas formas de producción y de creación de valor.
  3. Un mundo conectado globalmente: la globalización pone la diversidad y la adaptación en un lugar central de las operaciones corporativas.
  4. Nueva “ecología” mediática: nacen nuevas herramientas de comunicación que requieren una nueva alfabetización mediática por parte de los usuarios.
  5. Máquinas y sistemas inteligentes: los robots desplazan a los humanos en determinadas tareas repetitivas y de escaso valor.
  6. Longevidad extrema: el aumento de la esperanza de vida cambia la naturaleza de las carreras profesionales y el aprendizaje.

10 Nuevas habilidades
Estos cambios significarán la necesidad de generar nuevas habilidades, ya que el 35% de las habilidades necesarias en la actualidad, no serán útiles en la llamada Cuarta Revolución Industrial, según calcula el Foro Económico Mundial. 

La decena de nuevas habilidades que asegurarán el éxito laboral son:

  1. Transdisciplinariedad: muchos de los problemas globales en la actualidad son demasiado complejos para ser resueltos por una disciplina especializada. Estos problemas “multifacéticos” requieren soluciones interdisciplinares. 

  2. Nueva alfabetización mediática: la próxima generación de trabajadores tendrá que manejar formatos como el video o algunos programas de edición y diseño antiguamente restringidos a profesionales especializados. También tendrá que ser capaz de "leer" y evaluar de forma crítica nuevas plataformas.

  3. Creación de sentido: entendida como la capacidad de extraer el significado profundo de la información, una capacidad exclusivamente humana y que no puede ser relegada a las máquinas.

  4. Pensamiento adaptativo: la capacidad de proponer soluciones y respuestas más allá de los procesos y las normativas establecidas.

  5. Inteligencia social: los robots van a tardar mucho tiempo en dominar las llamadas “habilidades blandas”, es decir, las dotes de comunicación, la empatía, la inteligencia social y emocional y la competencia intercultural, todas ellas habilidades que ganan cada vez más peso en el mundo laboral.

  6. Pensamiento computacional: la llegada del Big Data exige tener la capacidad de traducir grandes cantidades de datos a conceptos abstractos. 

  7. Gestión de la carga cognitiva: en un mundo con cantidades ingentes de información procedentes de una multiplicidad de fuentes, es básica la capacidad de discriminar y filtrar esta información para extraer lo sustancial.

  8. Mentalidad de diseño: los trabajadores del futuro tendrán que ser expertos en hacer ajustes en sus ambientes de trabajo para mejorar la capacidad de realizar sus tareas.

  9. Competencia intercultural: no solo se trata de ser competente en diferentes idiomas, un mundo realmente globalizado demanda la capacidad de adaptarse a circunstancias cambiantes y de trabajar en diferentes contextos.

  10. Colaboración virtual: los equipos tienen que desarrollar formas de compartir información e ideas de manera virtual, superando la distancia física entre sus miembros.

De manera general, un mundo laboral altamente automatizado demandará de los trabajadores habilidades y competencias intrínsecamente humanas para hacer frente a tareas de valor que los robots no sean capaces de asumir.

Por otro lado, una realidad en cambio frecuente impone que los profesionales estén aprendiendo constantemente cosas nuevas y de formas nuevas. El mundo laboral está cambiando, ¿estás preparado para cambiar tú también?

< volver a la página anterior